El efecto del sol en la piel de los niños

Jugar en el exterior, al sol, es uno de los grándes placeres de la infancia. Sin embargo, hemos de ser más conscientes de que los peligros de los rayos solares y su intensidad creciente significan que la delicada piel de los niños necesita la protección más segura disponible. Se trata de que jueguen seguros al sol.


SIGNOS Y SÍNTOMAS

CAUSAS Y DESENCADENANTES

CAUSAS Y DESENCADENANTES MÁS IMPORTANTES DEL ERITEMA SOLAR Y EL DAÑO CAUSADO POR EL SOL EN LA PIEL INFANTIL

¿Qué es el eritema solar?

El eritema solar es el daño agudo causado por la radiación UV del sol, concretamente los rayos UVB. Es un signo indicativo de que la radiación UV ha dañado el material genético, o ADN, de las células cutáneas. La sobreexposición a la luz solar incrementa el riesgo de cáncer de piel.
Los síntomas característicos del eritema solar son el enrojecimiento y la inflamación de la piel, en ocasiones acompañados de fatiga general y ligero mareo.

Si tiene alguna preocupación acerca de la piel de sus hijos, es importante solicitar asesoramiento profesional de un dermatólogo o pediatra.

¿Qué es la radiación UV?

El sol emite luz UV en tres formas: ultravioleta A (UVA), ultravioleta B (UVB) y ultravioleta C (UVC). Los rayos UVA están presentes casi constantemente durante todo el día. Penetran profundamente en los niveles inferiores de la piel y desempeñan un papel muy importante en el daño a largo plazo, como el envejecimiento cutáneo prematuro, la lesión indirecta del ADN, la EPL y el daño ocular y retiniano. Los rayos UVB proporcionan la energía que necesita la piel para elaborar vitamina D; sin embargo, es también responsable del daño solar agudo, que incluye el eritema solar y la lesión directa del ADN. Los rayos UVC son bloqueados por la atmósfera terrestre y, en consecuencia, no alcanzan la piel.

Lea más acerca de cómo afecta el sol a la piel.

Intensa exposición solar y eritema solar: preparando la piel joven para el cáncer de piel

Tradicionalmente, el cáncer de piel ha sido asociado a grupos de edad más avanzada y a la práctica del "culto al sol". Estadísticas recientes revelan que actualmente es el segundo cáncer más corriente en adultos jóvenes (de 15 a 34 años) en el Reino Unido (Cancer Research UK) y el más corriente en personas de edades entre 15 y 44 años en Australia (Cancer Council Australia).

Se dispone de estudios actuales que indican que el eritema solar durante la infancia puede incrementar hasta el doble el riesgo de cáncer de piel de una persona (J. Invest. Dermatol 2003).


FACTORES CONTRIBUYENTES

PROCESOS CUTÁNEOS Y SOL

Niña sonriendo
El sol puede exacerbar las características existentes de la piel infantil.

Determinadas situaciones y circunstancias pueden exacerbar adicionalmente los efectos del sol sobre la piel infantil.

  • Es más probable que los niños con piel clara, cabello rojo o pecas presenten eritema solar, debido a que su piel produce menos melanina, sustancia que protege frente a la radiación UV. Lea más acerca de tipos de tez cutánea
  • La prescripción de medicaciones para el acné puede propiciar que la piel sea más sensible a la luz solar.
  • A menudo se recomienda que los niños con lunares prominentes sobre la piel se protejan del sol debido al potencial de algunos lunares para llegar a ser cancerosos.

Los niños de familias con antecedentes de cáncer de piel presentan un mayor riesgo de contraer ellos mismos este tipo de cáncer.

El conocimiento de los diferentes niveles de intensidad del sol puede también contribuir a limitar los efectos de la radiación UV sobre la piel de los niños.

  • Todos los niños deben permanecer fuera de la actividad del sol durante las horas de máxima intensidad, entre las 11 de la mañana y las 3 de la tarde. Este periodo corresponde a cuando los rayos UVA y UVB tienen que recorrer un camino mucho más corto a través de la atmósfera terrestre, por lo que su intensidad es considerablemente mayor. Incluso los filtros solares con FPS elevados no filtran el 100% de los rayos UV, motivo por el cual puede aparecer un daño celular en las capas epidérmicas de la piel.
  • Los bebés deben quedar resguardados de la luz solar directa.
  • Incluso en días nublados los niveles de rayos UV pueden ser altos, dado que las nubes reflejan la radiación hacia la tierra.

Los dermatólogos pueden asesorar sobre la protección solar para necesidades específicas.

SOLUCIONES

La piel infantil requiere una protección FPS muy alta con filtros UVA y UVB. Desde un punto de vista ideal y en función de sus vidas activas, el filtro solar debe ser resistente al agua.

Las pieles sensibles pueden reaccionar ante ciertos componentes, por lo que es conveniente evitar colorantes, perfumes y parabenos y buscar idealmente pruebas clínicas de tolerabilidad. Eucerin Kids Sun Loción FPS 50+ y Eucerin Kids Sun Spray FPS 50+ están diseñados específicamente para las necesidades de la piel delicada de los niños.

Familia en la playa
Se dispone de numerosos modos prácticos para detener el daño cutáneo antes de que aparezca.

Otras ideas prácticas para el día a día:

  • Elija ropas tejidas densamente y que proporcionen una cobertura máxima; piense en la necesidad de cubrir el cuello, los brazos, el pecho y las piernas.
  • Utilice FPS muy elevados (idealmente FPS 50+).
  • Lleve un sombrero de ala ancha y gafas de sol. 
  • Disponga de agua abundante para beber.
  • Piense en la conveniencia de crear sombra mediante un parasol.

Las comidas sanas pueden ayudar. En estudios recientes se ha demostrado que ciertos alimentos contribuyen a reducir el daño de la piel causado por el sol: La ingestión regular de carotenoides (verduras y frutas rojas, amarillas y anaranjadas) durante un periodo prolongado puede ayudar a proteger frente al eritema solar y fortalecer las defensas naturales de la piel. Se han obtenido resultados similares con dietas ricas en grasas omega (aceite de oliva, pescado azul), vitaminas C y E y flavonoides; las comidas deben ser pobres en productos lácteos y carnes rojas.

Aplicación correcta del filtro solar

En estudios se ha demostrado que la población utiliza en general sólo 1/4 del filtro solar que realmente necesita. Para una pauta óptima conviene cumplir las normas siguientes:

  • Sea generoso/a en el momento de aplicar el filtro solar sobre la piel infantil.
  • Aplíquelo antes de salir al exterior (20 minutos antes de la exposición) dándole tiempo al filtro solar para que sea absorbido por la piel. 
  • Asegúrese de cubrir, de modo denso y completo, la cara, incluyendo las orejas y el cuello. Incluso la piel facial de los adultos es muy sensible al sol. Lea más acerca del efecto del sol sobre la piel facial.
  • Dedique una atención especial a zonas que a menudo se olvidan, como las rodillas y las partes superiores y los dorsos de los pies.
  • Añada otra capa 30 minutos después para proporcionar cobertura y protección plenas.
  • Repita la aplicación cada 2 horas, especialmente después de nadar, sudar y secarse con la toalla.

Reparando la piel del niño tras la exposición solar

La prevención es preferible cuando se trata de reducir los efectos del sol. No obstante, después de que la piel haya sido expuesta excesivamente al sol, todavía puede tomar ciertas medidas.

Rehidrate. Beba agua abundante para rehidratar la piel.

Utilice un filtro solar que contribuya a reparar la piel dañada por el sol. Se ha demostrado que el componente activo, ácido glicirretínico, sustenta los procesos de reparación naturales del ADN en la piel dañada por la luz UV. Este principio activo está combinado en todos los productos Eucerin Kids Sun Protection con el antioxidante natural, licocalcón A, que evita la formación de radicales libres.

En casos graves de eritema solar, especialmente en niños o bebés, consulte de inmediato con un farmacéutico o médico.